domingo, 15 de julio de 2018

Pobre Lima, pobre Perú


Palacio de justicia Lima


No hay mucho que agregar a lo ya dicho y publicado en todos los medios durante la semana pasada, me refiero a los audios divulgados en Lima: la Tres veces Coronada, parece joda y lo es, porque cada corona que exhibe la bella Lima es como para que se le paren los pelos hasta a una calavera.

Para quienes no estén enterados de lo sucedido, una parte del asunto aquí.

Lima, ciudad del Rímac, que aún conservas la maña viva de los virreyes; no dejas de sorprender con tus variadas facetas, y yo, que te quiero a medias porque nunca terminaste de gustarme, siento el dolor de verte convertida en guarida de sinvergüenzas que con su presencia contaminan  y sofocan a los pocos justos (?) que tal vez aún sobreviven bajo tu encanto de... cebiche, turrón y picarones.

Como eres la capital, lo que pasa entre tus calles y plazas afecta al Perú entero, y en cuanto a la burocracia eres como la madre corrupta que fomenta y alienta con su mal ejemplo la descomposición de su prole. 
Hoy, mirándote el ombligo, celebras el día del pollo a la brasa, claro, esas minucias no te quitan la alegría ni las ganas de jaranear.
Así es Lima criolla
Como a todos, me da rabia lo que pasa, y deseo fervientemente...


... Salir de esta mierda


¡Qué chanchullo doctorcito!
marranada asegurada,
la trafa bien amarrada
con el congreso maldito

¡Qué buena la cochinada!
es así pues, hermanito,
se la hicimos bien bonito
a todita la gilada.

Acá mandamos nosotros,
los señores magistrados,
que muy bien atornillados
nos repartimos los fondos;

el que llega se atrinchera
y ya nadie más lo saca,
clavado como una estaca
tragándose lo que se pueda.

¡Encima se dan medallas!
se reparten los "honores",
se auto-nombran los mejores...
¡pero cuánta canallada!

" Es obra de los rojetes..."
nos advierten alarmados,
argumento alucinado
de los que hacen los aprietes.

¡Es obra de los corruptos
de todo pelo y color!
no me vengan, por favor,
a ofender con sus insultos.

Hay que sacarlos reclama
la sociedad indignada,
la que pide "casi nada"
cual si no entendiera el drama

porque lo que estamos viendo
es podredumbre total,
y seguro que al final
nos van a seguir jodiendo.

¡Que la reserva moral
la tiene nuestro Congreso!
Se atreven a decir eso,
o sea no estamos mal,

estamos peor, señores,
no tenemos uno solo;
negro, chino, blanco o cholo;
todos son unos traidores.

Me reclaman: qué propongo,
qué sugiero, a quién invoco;
que nos salve el monje loco,
la enfermera sin cabeza,

hasta el indio de Atun Irca,
o un porrito da ayahuasca;
la coca (la que se masca)
o un poto lleno de chicha;

lo que sea, lo que quieran;
el gato Félix, Fantomas,
la cosa no es para bromas:
hay que salir de esta mierda.
~

domingo, 8 de julio de 2018

La desvergonzada manipulación de la fe, según San Pablo y Jeff Sessions




Uno tranquilo, buscando en la lectura la elevación del espíritu, o al menos la paz que nos da una buena historia; pero como no se puede estar ajeno a los acontecimientos actuales, también hay que leer noticias y artículos, es así que me encuentro con que el fiscal general de los EEUU, para sustentar la macabra tarea de secuestrar y encarcelar niños, recurrió nada menos que al apóstol Pablo, San Pablo para los ilusos (o sea creyentes) que piensan que todo lo que se encuentra registrado en el famoso libro es verdadero y tiene que ser obedecido. Aquí la nota.
Si ese bendecido y esclarecido fiscal llamado Jeff Sessions cita al muy vivo Pablo de Tarso, creo que lo menos que uno puede hacer es verificar la cita: Romanos 13, y allá vamos:
Nos encontramos con que tiene catorce versículos, pero para no abusar, además que no los van a leer, solo voy a comentar los cuatro o cinco primeros: Para los más curiosos, aquí está completo.

Comienza su histórica epístola dando por sentado que los romanos son todos unos cojudos, de lo contrario no se entiende esa desfachatez que derrama generosamente linea tras línea, con una convicción que que más parece de convicto que de convencido.
"Sométanse", dice, a las autoridades porque éstas son establecidas por Dios ¡Huy! Ni antes ni ahora ningún dios hubiera puesto en ese lugar a los marranos que estamos viendo y no solo allá sino por otras partes; y qué tan fuera de lugar está esa recomendación lo demuestra el hecho de que los pueblos siempre han tenido y ejercido el derecho a la rebelión.

Continúa explicando que quien se opone a la autoridad se opone a Dios, y por lo tanto ¡se condena! Ay, ay, ay, (pausado y con comas) no me haces reír santo Pablo porque tu chiste no tiene chispa ni salero. Así es que con cara de perro, continúo:

" Los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo." Textual. Avísenle donde está el bacín, porque claramente está deponiendo fuera.

Ya no solo roza el ridículo sino que se zambulle completamente cuando aclara que no solo hay que temer el castigo sino también a la propia conciencia, y entonces es inevitable preguntarse ¿Tenía conciencia el susodicho Pablo? Porque si la tenía, no hay cómo explicar que se atreviera a escribir lo que escribió, y si no la tenía, está de más hacerle caso.

Lo que sirvió a tipos como Calígula y Nerón para hacer de las suyas, y luego a tantos reyes, reyesuchos y reyezuelos, cómo no iba a servir ahora a Donald HdP Trump para hacer lo suyo, y así, la absurda patraña escrita por Don Pablo, (ya no "san" porque nadie es menso) se quiere mantener vigente en esta nueva edad media que estamos viviendo. 

Termino de escribir, releo, pienso que esto no sirve para nada, porque lo primero que me van a criticar es que cómo me atrevo yo, un simple mortal, a interpretar y juzgar lo dicho por tan excelso y respetado (?) personaje. Y yo respondo, si uno se quita el prejuicio, no solo va a ver la intención, por no decir pendejada, en esa interesada epístola sino en muchas partes más, y ya no me refiero a un solo libro.

Nunca mejor dicho: Dios los cría y ellos se juntan. Se "arrejuntaron" Trump, Sessions y Pablo de Tarso. Qué Dios nos proteja.

- Entonces ¿Usted cree en Dios? porque no parece, oiga...

- En Dios sí, pero no en las religiones.

-ooOoo-


domingo, 1 de julio de 2018

Ella estaba irreconocible



Este es un caso que juega con esa distracción que a veces invade al hombre y se olvida de dónde está y hasta confunde a las personas con las que habla, aunque se trate de gente muy cercana. No es vejez ni Alzheimer, es pura y simple distracción.
Una hermosa dama (ya dije que todas lo son, pero en este caso hay que precisarlo bien porque es parte esencial de la trama) se encuentra con su poeta favorito y al verlo algo apagado por falta de inspiración, le propone un tema sobre el cual escribir, y muy coqueta pregunta si de la poesía que resulte, ella podrá decir que es suya, que esa poesía es de ella y solo de ella. Por supuesto, dice él; y accede gustoso con una sola condición que al final resulta innecesaria; deslumbrado no solo por la belleza física, que al final dicen que se la comen los gusanos (¡qué envidia!) sino sobre todo por esa personalidad que lo deja cautivado: una seguridad y aplomo revestidos de gracia y delicadeza que lo dejaron fascinado. Creía recordar a alguien así pero no estaba seguro, y como al caballo regalado no se le miran los dientes, a la suerte caída del cielo tampoco se le rebuscan detalles, aceptó gustoso la propuesta:

Escribo lo que quieras y lo pongo a tus pies, claro que sí, dijo el distraído, y compuso lo siguiente:



Una dicha inesperada*


Ella:
- Asi que no tienes tema
para ponerte a escribir,
yo te lo puedo decir
y será un lindo poema
y aunque con algo de pena
permíteme que consulte
y que te tome el apunte,
si escribes la poesía...
¿yo podré decir que es mía
a la gente que pregunte?

Él:
- No sólo la poesía
sino también quien la escribe,
y a dónde ésto derive
para pena o alegría,
yo muy ingrato sería
no saber reconocer
lo que me das con placer,
puedes decir lo que quieras
y contarlo a quien prefieras...
pero nunca a mi mujer.

Ella:
- ¿Qué te pasa mi tesoro
que no me has reconocido?
Te veo tan confundido
mas tus descuidos adoro,
soy yo la que te edulcoro,
soy tu amada y tierna esposa
a la que llamas graciosa,
la que conoce la gente,
a la que miras de frente,
a la que cuentas tus cosas.

Él:
- ¡Pero qué suerte que tengo
que justo ahora aparezcas!
y con tu brillo enceguezcas
a este tu amado borrego,
pero en verdad no lo niego
que diferente te ves,
con ese traje escocés
no te había conocido,
me parece, o has crecido...
¡estás para darte olés!
-ooOoo-


* Esta poesía fue publicada el 11 de Octubre de 2015 bajo el título "Décimas de bienvenida".



domingo, 24 de junio de 2018

El Mundial de la Vergüenza





Aunque muchas veces no pasa de ser una pregunta retórica (que no requiere respuesta), este mundial de fútbol Rusia 2018, ha aclarado absolutamente esa interrogante que muchas veces nos hacemos.

- ¿Se puede ser tan pelotudo?

- Sí, se puede.

Según mi modesto entender, no es que los hombres (vergüenza nos da a todos) se hayan vuelto más groseros o más estúpidos -aunque podría ser- sino que ahora abundan los medios para registrar la pelotudez cometida; y para peor, con el agravante de que no se hace con cámara oculta sino abiertamente, y no solo eso, muchas veces el mismo protagonista es quien se graba y deja registrada su estupidez para la posteridad.
No voy a referirme a cada caso en concreto ni poner enlaces de los vídeos escandalosamente estúpidos y groseros, sino que trataré lo acontecido en forma general, buscando lo que tienen en común todos ellos, o la mayoría. 

Son hombres, se encuentran en situación poco común, son bien aceptados por mujeres, casi niñas algunas de ellas, todas bellas (no hay mujer fea sino mal mirada), están en un ambiente de jolgorio y camaradería y lo principal, las señoritas que están con ellos no conocen el idioma de los que aparentan ser gente normal.

Es que las personas; a no ser que tengan un entrenamiento especial; en determinadas circunstancias tienden a proyectar sus valores y sentimientos en los demás (menos los psicópatas que hacen todo lo contrario) y de esa forma creen y confían en el prójimo.

Aquí, en este mundial, he visto el choque de dos mundos; y lo que es peor, la increíble diferencia entre hombres y mujeres. No es que todas sean santas, las he visto vulgares, sobre todo cuando protestan groseramente contra el machismo o a favor del aborto.(mátenme, feministas extremas).
Pero esa mentalidad que hace del sexo algo sucio y degradante, que cree humillar a la mujer haciendo que por su limpia y bella boca salgan los sonidos que expresan la suciedad que tiene en mente el violador, porque es una clara y abusiva violación de la persona, esa actitud ante la supuesta superioridad que le da el hecho circunstancial de no ser entendido pero si de gozar de una inmerecida confianza; todo eso, es de una bajeza que no alcanzo a entender.
No espero que me canonicen, pero reírse de quien no te entiende no es gracia, es ofensa lisa y llana. Una cosa es que se rían contigo y otra es que se rían de ti.
Pero como sabemos eso no fue lo peor, sino el hecho de que no se les haya ocurrido otra cosa que denigrar, ofender, pretender humillar a una mujer desde el cobarde atrincheramiento en una supuesta ventaja que no es nada más que ignorancia, falta de hombría y ausencia total de valores morales. Ya lo dije, nos ofenden a todos los hombres. Tanto así que pienso que hay que cortarla de inmediato.

- ¡¿Se avergüenza de ser hombre y se la va a cortar?!

- Entendió mal: cortar esa actitud, esa falta de modales y caballerosidad.

Es así que por causa de unos cuantos, en realidad bastantes, maleducados e ignorantes, este podría ser llamado "El Mundial de la Vergüenza".

Hemos visto energúmenos de varias y muchas nacionalidades, algunos casos tienen ya un proceso, serán castigados; y ojalá todo este bochorno sirva para que esos individuos sean menos estúpidos y sepan comportarse mejor la próxima vez que se encuentren en situaciones parecidas.

Pero lo dudo.



¡Qué animales!


Perdonen al animal,
al que se le fue la mano
y se mostró cual marrano
estos días del Mundial.

Oiga usted señor poeta,
acá le escribe el marrano:
no soy como ese gusano,
así que mí no me meta.

Permiso pido señores,
yo mismo soy, el gusano;
ya me tienen hasta el ano
tanto usted y sus lectores.

¿Qué se les ha agusanado?
¿Por qué me agarran de punto?
Pueden irse todos juntos,
como lo que son ¡chacales!

Habla el chacal: No me jodan
ni se hagan los inocentes,
porque yo uso los dientes
de manera natural;

agarren otro ejemplar
para soltar sus agravios,
porque aquí ya somos varios
que nos vamos a amargar.

Si me dejan continuar,
se portaron como perros...
¡Guau! ¡dirá como becerros!
no nos vengan a fregar.

Ven que hasta los animales
se sintieron ofendidos;
y los rusos, me imagino,
no van a ser más cordiales.

Qué más les puedo decir
si se portaron tan mal,
que tratarlos de animal
no se puede permitir;

ni el de dos o cuatro patas
merece ser ofendido,
mas lo tienen merecido
¡con permiso de las ratas!
~

domingo, 17 de junio de 2018

La cultura de la incultura y un soneto para mandar a la mierda





Ya casi llegamos.
¿A dónde?
Al extremo tan temido de la absoluta falta de criterio. La gente cada vez piensa menos y habla más, un cóctel explosivo que se encuentra a cada paso, aun sin buscarlo ni desearlo. 
Opinan de política sin tener idea de lo que ésta significa. Descalifican posiciones ideológicas basados en memes, caricaturas o cuentos para retrasados mentales. Meten en la misma bolsa a quien defiende el aborto que a quien pregona educación gratuita; si eres socialista tienes que estar a favor de la igualdad de género (!) y si eres conservador no debes tolerar la homosexualidad, sin importar la cantidad de homosexuales de derecha, que son muchos. Con tantas contradicciones no se entiende cómo pueden seguir vivos, y no porque haya que matarlos, sino por la evidente imposibilidad de existir con tremendo corto-circuito mental.
Las mujeres ya no saben lo que quieren, los hombres tampoco; el único que sabe lo que quiere es Rex.

- ¿Quién es Rex?

- Mi perro. Y lo único que quiere es salir.

(Para los que siguen este blog de discusión filosófico-existencial y conocen al autor, debo informarles con pesar que Rocco ha pasado a mejor vida. Espero que esté disfrutando del cielo canino, allá donde hasta los gatos son amigos).

Continuemos. A veces te descalifican sin que se pueda comprender por qué. Tú dices A, deducen X y te mandan a la mierda por si acaso pues sospechan que estás cerca de Z. Y encima dicen que el extremista es uno. Claro que al final de cuentas terminas siendo extremista, si estás en el extremo opuesto de estos involucionados de la era digital, de dígito... y también de dedo, porque joden como eso, como un dedo allí mismo.

Preguntas a uno y te responde otro, te preguntan a ti y aparece alguien para responder de mala manera y después, en medio del naciente caos aparece un ofendido que termina de acabar - o acaba por terminar - el desbarajuste. Y si quieres ayudar o aconsejar, el final es seguro: te jodiste.

Casi no participo en Tweeter, que dicen es el ámbito más bravo para estos mejunjes, pero sí un poco en Facebook, donde a pesar de tener amistades escogidas y de buen nivel, de vez en cuando acontece alguna de esas experiencias que bordean el desastre, ya que también participan personas ajenas; algunas así y otras bienvenidas. Hay surtido.
Hay ideas y propuestas interesantes, hay paladines solitarios, hay luchadores incansables  (hasta que se cansan, claro), también hay jodones y exhibicionistas; busca-pleitos y pretenciosos; hay misioneros y propagandistas de las más variadas causas; se encuentran también ciertas noticias que a uno le interesan y otras que si no las encuentras allí no las hubieras encontrado jamás por lo alejadas que están de lo que te importa.
Las mentiras son capítulo aparte. Las hay nuevas y viejas, creíbles e increíbles, interesadas y gratuitas, de todo como en la viña del señor... que dicho sea de paso, tiene allí tanto seguidores como detractores.  

- ¿Es democrática, entonces? Está bueno.

- No siempre lo democrático tiene que ser bueno, sino pregúntele a la iglesia por ejemplo.

Porque la Iglesia Católica tiene su propio Estado donde la democracia no se aplica ni de vainas (y las otras religiones son iguales en ese aspecto) pero eso no es obstáculo para que reclamen democracia en otros países. O sea eso: El gran molusco. O también puede ser el primer argumento a favor de las monarquías o dictaduras, pero ya me estoy saliendo del tenor y del concierto del presente escrito.
Esto es solo un grano de arena en la enorme playa de la web, que por suerte existe y sirve para tantas cosas que si se acaba muchos no podrían seguir viviendo. 
Inspirado en estas cosas, aquí va, dedicado a nadie, como siempre, un soneto que puede servir para...




Para mandar a la mierda



¡Pero qué grande la tienes!
esa no, la conchudez,
entiendes todo al revés
según lo que te conviene.

Hay veces que ni entendiste
de qué se trata el asunto,
y si acaso te pregunto
algo de lo que dijiste,

respondes con agresión
cercana a la pataleta
de imposible comprensión;

si tanto estiras la cuerda
de mi consideración,
mejor te vas a la mierda.
~